lunes, 16 de junio de 2008

Rellamando


Que gran verdad, la soledad únicamente se siente cuando se ha estado acompañado, y es que poco se avanza lamentándose, pero al menos, uno se queda muy agusto. Pasar la vida buscando la ventana para sacar la cabeza, es una labor poco agradecida, incluso para uno mismo, no sea que se la corten al sacarla.

Mejor no hacer rellamadas que te hagan dar pasos atrás, sobre todo cuando los avances son mínimos, si alguien se queda en el camino, mejor dejarlo ahí, mejor no entregarle el poder de destruir lo hecho.

No intentes rellamar, a lo que nunca debió ser llamado por primera vez, y respira hondo recordando lo que debe ser olvidado y por desgracia siempre seguirá en tu memoria.

4 comentarios:

Santiago A. dijo...

Me encanta esa canción de Oasis, es de las que te hacen compañía cuando estás solo.

Estoy de acuerdo contigo en que debemos pasar página. Pero a mi me gusta recordar tanto lo bueno como lo malo, pues de lo malo también se aprende.

Gracias a Dios, no se lo que es la soledad y espero no conocerla nunca. Los que la conocen no la quieren ni para sus peores enemigos.

Un saludo!

Thiago dijo...

Bonita foto, bonito pie, y mucha verdad en tu post.. pq lo he vivido ayer mismo... ¡alguien me ha dicho que "no entiendo pq me has vuelto a llamar".

Tal vez tenía razón.

Di dijo...

Me encanta cómo escribes, las imágenes con las que acompañas tus post y la música.
Mi miedo más grande es acabar sola, pero es una incerteza que no conoceré hasta que me llegue el momento, por ello intento pensar lo menos posible en ello y rodearme de cuánta más gente mejor, así aumento las probabilidades de perecer acompañada.
Y tienes razón hay puertas a las que uno nunca debe llamar, y si lo has hecho por error y no han abierto, mejor a seguir el camino.
Saludos por cierto ya tienes una fan más de tu blog!

Laura dijo...

Las últimas frases me han encantado. Ojalá nuestra memoria fuese selectiva hasta ese punto. Saludos.