domingo, 15 de junio de 2008

Requiem por la esperanza

Llevo dos días solo en casa, no he salido, no he hecho nada, por elección o por obligación, ya da igual, pero llevo dos días que comienzo a darme asco. No me molesta sentirme gordo, me molesta comer como un cerdo, no poder evitar lanzarme a la comida.



Y es que con 40 horas de trabajo semanales no puedo llenar mi vida, quiero 65 horas, quiero no poder acordarme de la comida, quiero no poder recordar nada, mirarme al espejo un día y darme cuenta que soy como siempre soñé.

¿No hay otra forma? Para mi, no se. En mi requiem por la vida, no se lo que deseo, sólo se que una vez me acerqué a la felicidad.... nunca he sido tan delgado.

Estoy gordo porque como, como porque estoy solo, estoy solo porque soy infeliz, soy infeliz porque no puedo amar, no puedo amar porque no tengo libertad, y no tengo libertad porque no soy capaz de robársela a otros.

5 comentarios:

Santiago A. dijo...

Espero que entre todos podamos cambiar tu vida, que supongo que es lo que buscas en este blog.

Si me permites el primer consejo... empieza a escuchar música más movidita y alegre en tus momentos plof, ayuda mucho.

Un saludo!

Laura dijo...

Nunca he tenido problemas con la comida pero conozco a gente que ha llegado a operarse. Darte asco no es un buen comienzo, y creo que estás en una espiral. Y cómo es que no tienes libertad para amar? Todos somos libres de amar a quien queramos, otra cosa es que nos correspondan. Un abrazo.

Thiago dijo...

joder, Rumbero... tengo que confesar que venía a tu blog esperando el clasico cachondo tocando por palmas su alegría.. y me encuentro este post tan deseperanzado...

Siento como estás pero no dejes que eso te venza. No comas convulsivamente, no gordo ni delgado, aunque ya se que eso es mas facil decirlo que hacerlo... Lo del amor y la amistada ya llegaran, pero no pidas la jornada de 60 horas...¡eso lo último! jaja Vaya atraso social. Luego comeras para poder rendir 60 horas de trabajo, jajaj.

Venga, un bezo.

Di dijo...

Uf me ha encantado el post, aunque no sé si está bien decirlo. Siento mucho tu estado de ánimo pero tu forma de describirlo me ha gustado mucho. En fin todos tenemos días de bajón, supongo que eso es lo que te ha pasado, espero que pronto te dé un subidón y escribas un post para describirlo.
Me gusta tu blog! anímate chico, que estado mal no se arregla nada!
Saludos!

Matritensis dijo...

No te puedes imaginar lo que te entiendo, si encuentras una purga para ello avísame.